cerrar ventana   
 

Apuntes sobre Luigi Nono:

Notas

[1] Curso internacional de dirección orquestal (16 de agosto al 30 de setiembre de 1948) desarrollado en el marco de la Bienal de Venecia.

[2] Eunice do Monte Lima. Se casó en 1934 con Omar Catunda. Luego de su divorcio en 1968, sustituyó en su apellido de casada la “C” por la “K”.

[3] Eunice Catunda: A minha viagem para a Europa. En: Carlos Kater: Eunice Katunda, musicista brasileira. Annablume, Fapesp, São Paulo, 2001, pág. 59.

[4] Citada por Carlos Kater en: Eunice Katunda, musicista brasileira. Annablume, Fapesp, São Paulo, 2001, pág. 20:  “Este fue el mejor tiempo de mi vida. Fui allá a hacer un curso de dos meses y me quedé casi un año. Trabajaba intensamente, estudiaba,oía, respiraba música. Dormía cuatro horas por noche, solamente. Comencé allí a vivir una parte de la música internacional. Conocí a Bruno Maderna, Luigi Nono, Scherchen, Dallapiccola, Ungaretti. A propósito, Maderna fue el sujeto más completamente músico que conocí. Yo, él y Nono formábamos un grupo que trabajaba regularmente, desde serialismo hasta el Arte de la Fuga. Scherchen nos distinguía de manera especial. Nos llamaba siempre para cualquier tarea, ensayo, preparación de los grupos de la orquesta...; y allá estábamos los tres, juntos.”

[5] Eunice Catunda: A minha viagem para a Europa. En: Kater: obra citada, pág. 59. “Con Bruno Maderna seguí estudiando. Discutíamos problemas de estética, sometía mis producciones a su juicio y a su maravillosa musicalidad. Juntos nos rebelábamos contra el academicismo del dodecafonismo alemán. Con Maderna y Luigi Nono, discutía problemas de estética, intentábamos resolver problemas técnicos, escuchábamos y leíamos música, en fin, a ellos debo la mayor parte de todo lo nuevo y bello en materia de música que aprendí allí”.

[6] Kater: obra citada, pág. 37.

[7] Laurent Feynerou, comp.: Luigi Nono. Écrits. Christian Bourgois, éditeur, Paris,  1993. (Une autobiographie..., pág. 53-55).  « [Eunice Catunda] era medio india, del Mato Grosso, y Scherchen favoreció una especie de amistad entre ella, Bruno Maderna y yo. En esos años estábamos en el Frente Popular, con su violento clima de ruptura, y Catunda era comunista. Bruno y yo nos inscribimos recién en 1952, pero ya participábamos prácticamente de la vida del partido. Con Catunda, hubo entonces una profunda identidad de puntos de vista y, a través de ella, recibimos las primeras informaciones sobre los ritmos del Mato Grosso, anticipando, en cierto sentido, la lección que nos llegaría de Varèse. La cosa más extraordinaria que vivimos juntos fue sin duda el descubrimiento de García Lorca, que Catunda ya conocía bien”.

[8] Akademie der Künste, Berlin: Hermann-Scherchen-Archiv. Pude consultar este original en 1990.

  “Maestro queridísimo: Le he enviado a Zúrich una copia de la partitura de mi música para Darmstadt: “Polifonica-monodia-ritmica” [...] En este trabajo he intentado expresar tres relaciones sucesivas con la naturaleza: en la “Polifonica”, construida sobre un ritmo original negro File written by Adobe Photoshop® 4.0 que me indicó CATUNDA en Venecia durante su curso, es un aproximarse gradualmente a la naturaleza para encontrarme, en la monodia, directamente escuchando los silencios, los cantos, los ecos que se sugieren en ella y que me llevan a participar de su vida primordial, clarificando aun más en mí la indestructible fuerza-ritmo que es la vida historia. Usted percibirá en este trabajo mío la presencia de CATUNDA: particularmente con Eunice he percibido la naturaleza”. 

[9] Las mayúsculas y el subrayado son de Nono.

[10] Contrechamps: Festival d’Automne à Paris 1987, Programme Luigi Nono (prólogo de Philippe Albèra), pág. 36. El texto había sido incluido en traducción francesa en la publicación que acompañaba la presentación de varias obras de Nono - también la versión de 1985 del “Prometeo” -, pero omitiendo el ejemplo rìtmico (claramente identificable en el compás 59 de la partitura editada por Ars Viva de la “Polifonica-Monodia-Ritmica”). Sólo hay una llamada al pie dando una breve referencia sobre Eunice Catunda.

[11] Laurent Feynerou: obra ya citada, pág. 54: “... todos decían que se basaba en Webern, mientras que en realidad se basaba en un canto iemanjá, que es, en Brasil, la diosa del mar [...]. Es un canto ceremonial ...] y fue precisamente Catunda quien nos lo enseñó. Tomé este material y lo utilicé en la Polifonica-Monodia-Ritmica tanto desde el punto de vista rítmico como desde el punto de vista interválico.”

[12] Kater: texto sólo en portugués, en la obra ya citada, pág. 29: “Você deve estar entre nós, conosco (...) Todos os seus problemas são nossos, apenas buscamos a solução mais rigidamente e sem compromissos. A sociedade nova, conseqüencia e superação da de ontem, deve ter de nós uma cultura nova, conseqüencia e superação da de ontem, e não uma cultura religada a um século passado, anti-histórica. Se falharmos a culpa é unicamente nossa, devemos nos aperfeiçoar enquanto homens”.  

[13] Archivo del Noveno Curso Latinoamericano de Música Contemporánea, São João del-Rei, 13 de enero de 1979 y documentación personal de la autora de este trabajo.

[14] Citas y datos tomados del curriculum vitae mecanografiado de Eunice Katunda, São Paulo, sin fecha.

cerrar ventana

 
home